Hacia la Convención

3 de junio de 2012

Por James Blackburn

Director Regional para América Latina, HelpAge International

¿Qué podría significar una Convención sobre los derechos humanos de las personas mayores para los más vulnerables?

Una Convención por los derechos de las personas mayores obligaría a los gobiernos a defender los derechos de las personas mayores Una Convención por los derechos de las personas mayores obligaría a los gobiernos a cumplir los derechos de las personas mayores (c) Antonio Olmos / HelpAge International

La mayoría de la energía aplicada al debate en torno a la Convención sobre los derechos humanos de las personas mayores tiene lugar en los pasillos de las Naciones Unidas y en las reuniones de especialistas y funcionarios gubernamentales de alto nivel. En América Latina, quizás más que en cualquier otro lugar del mundo, uno puede sentir el entusiasmo, ya que ahora existe un consenso claro, tanto en la mayoría de los gobiernos de la región, como entre los actores de la sociedad civil que representan o trabajan con las personas mayores;que realmente el momento para una Convención Interamericana sobre los derechos humanos de las personas mayores ha llegado.

Para HelpAgeAmérica Latina, establecida en 1991 a través de una red de 40 organizaciones contrapartes y afiliadas del centro al sur de la región, acogemos la iniciativa con la energía que ha sido lanzada en favor de del proyecto de Convención Interamericana, documento en actual circulación.

El proyecto ha sido revisado por líderes de organizaciones de personas mayores y contrapartes de diversas organizaciones afines, entre ellas miembros de la red HelpAge;  y ya se puede afirmar que  existe una positiva corriente de opinión que señala que dicho documento aborda las preocupaciones  fundamentales de las personas mayores de la región.

Este artículo explica  la diferencia que haría una Convención para las personas mayores vulnerables, tomando un par de testimonios de lo que las personas mayores están viviendo y enfrentando  hoy, y la fuerza de las mejoras que podrían esperar en el marco de una Convención.

Testimonios

Bolivia

El derecho a la salud de las personas mayores

Vicente, 67 años, Bolivia.

"Yo estoy asegurado en el plan de seguro de salud para personas mayores, pero este año he llegado tarde. Como ahora tienes que re-afiliarte cada año, es un verdadero problema porque tienes que esperar en la línea durante mucho tiempo. La semana pasada fui a Chulumani (ciudad intermedia de los Yungas Bolivianos) a registrarme; pero ellos me sacaron porque la fecha límite ya había pasado. El servicio de salud aquí no  funciona bien. Como es gratuito, parece que nos dan medicamentos caducados. Nos las pastillas, las tomamos como nos indican pero no tienen ningún efecto. Tenemos que ir a un médico privado".

Vicente está asegurado al seguro de salud para el adulto mayor pero no recibe la atención que merece Vicente está asegurado al seguro de salud para el adulto mayor pero no recibe la atención que merece (c) Sebastián Ormachea / HelpAge International

Bolivia tiene relativamente una  legislaciónprogresista para las personas mayores en cuanto al acceso a los servicios de salud, dada el nivel de pobreza del país. En 2007 el Presidente Evo Morales aprobó ley 3323 para implementar el SSPAM (Seguro de Salud para el Adulto Mayor) que forma parte del sistema de seguridad pública y está dirigido a todas las personas mayores de 60 años y más que no tienen un seguro de salud privado. En teoría, permite a las personas mayores acceder gratuitamente a los servicios de salud en los niveles primarios, secundarios y terciarios.

Sin embargo, las personas mayores elegibles deben afiliarse al SSPAM en los municipios donde viven. A pesar de que esta ley está vigente desde hace cinco años, menos de la mitad de la población elegible está afiliada. Hay un presupuesto definido para ser ejecutado por los gobiernos municipales, pero en la práctica esto no se implementa.

Los gobiernos municipales no alientan  la afiliación de las  personas mayores dentro de  sus jurisdicciones. Y aquellos quienes finalmente  tienen acceso al servicio,  a menudo se quejan de que éste se limita a nivel de atención primaria, con personal poco capacitado para atender  sus necesidades específicas. Las personas mayores usualmente tienen que esperar, a veces todo el día, porque tanto  niños como mujeres embarazadas son atendidas con prioridad; sólo entonces se les pasa una medicina.

El  estudio SABE conducido por la OPS y apoyado por HelpAge en 2008 mostró que esto es cierto en la mayoría de los casos. Un estudio cualitativo reciente conducido por HelpAge en cuatro países de la región, refuerza esta afirmación.

Según el Artículo 17 del proyecto de Convención Interamericana compartida en junio en la Reunión de la  Sociedad Civil en Costa Rica establece  claramente que 'todas las personas mayores tienen derecho al más alto nivel posible de salud física y mental'. Entre sus especificidades es el reconocimiento de que los trabajadores de salud deben adquirir las competencias necesarias para proporcionar servicios adecuados a las personas mayores, y que las intervenciones de salud deben adaptarse a las realidades nacionales.
Bolivia tiene  las leyes para que esto suceda; una Convención Interamericana y aún más una Convención global, ejercería la presión necesaria sobre el  gobierno para aplicar efectivamente la ley y Vicente Canasa accedería por derecho  al SSPAM donde recibiría un servicio con la calidad y la calidez que se merece.

Bolivia

Sobre el derecho de las personas mayores a la propiedad

Paulina Limachi, 68 años, Bolivia

"El año pasado se han entrado a mi terreno. El hijo de mi esposo que ha finado ha reclamado,  ‘este terreno es de mi papá'.

Hemos discutido mucho, de ahí ha venido el Secretario General del Pueblo para defender a mi hijastro. Yo le he dicho: ‘cómo van a entrarse a mi terreno y quitarme, si vivo en el'. Me han respondido, ‘cállese vieja'. De ahí me han empujado y  arrastrado casi 10 metros" "Yo le he pegado con mi bastón y mi hijastro que agarraba un machete,  me ha herido la mano,  y viendo la sangre se han escapado. He ido otra vez a la Fiscalía; pero la de  la ciudad, y  me han dicho: ‘dos escritos necesitas', Les he dado los escritos pero no hacen caso".

Hay evidencia creciente que en Bolivia en los últimos años ha habido un aumento en la apropiación ilegal de tierras pertenecientes a  personas mayores, en algunos casos son las mismas autoridades de la comunidad rural quienes la ejercen. A menudo el despojo de tierras  incluye actos de violencia contra las personas mayores y el sistema jurídico para resolver estos casos supone  muchas trabas burocráticas, son  muy costosos y dilatados.

HelpAge opera un número cada vez más creciente de Servicios socio legales en Bolivia y otros países de la región, pero no tiene la potestad para tratar casos penales graves como el de Paulina. La mayoría de los casos de despojo no han sido resueltos.

El proyecto de Convención Interamericana en su artículo 19 exige respeto al derecho a la propiedad de las personas mayores  específicamente señala 'las personas mayores tienen derecho a ejercer plenamente su derecho a la propiedad y no se les puede negar debido a su edad '. Ellos también, según el Artículo 8 tiene derecho a la integridad física, patrimonial, mental y emocional y a no sufrir malos tratos'. Más concretamente tienen el derecho de vivir libres de violencia y abuso físico, sexual o psicológico; emocional o financiero... con el derecho al acceso a servicios de apoyo...' incluyendo el derecho a la información (artículo 12) relativos a su protección jurídica y el derecho de 'protección judicial' (artículo 37).
Una Convención Interamericana pondría fin a al sufrimiento de Paulina y de otros adultos  mayores despojados.

Colombia

Sobre el derecho de las personas mayores a un ingreso seguro

Alcides, 70 años. Caracol, Colombia.

"Se ha derrumbado el puente que conduce a mi villa. Cuando el río sube la villaje queda aislada y la única forma de salir es por moto y cobran 60.000 pesos ( $us ). Si alguien se enferma que tenemos que sacarla  en la moto porque no hay ninguna ambulancia. Se imaginan lo que esto significa para una persona mayor enferma, viajar en moto por estos caminos de tierra y pagar todo ese dinero?pues puede ver cuán difícil es nuestra situación como adultos mayores".

Alcides de Colombia cuenta que para acceder a un servicio de salud deben recorrer distancias muy largas Alcides de Colombia cuenta que para acceder a un servicio de salud deben recorrer distancias muy largas Louise O´Gorman/HelpAge International Colombia/2010

Colombia tiene el índice  de crecimiento más rápido de la población de 60 años y más en América Latina, cerca del 9% de la población total en 2005, pero ya se estima en más de 10% hoy. En Colombia, el programa nacional de Protección Social para las personas mayores se supone proporciona un de USD 40 para las personas mayores en los dos quintiles más bajos, de un total de 3.828, 373 personas mayores según el último censo realizado en 2005. Pero menos de la mitad, 435.000 mayores de la población elegible realmente recibe el subsidio.

El 'derecho a la seguridad social', según el Artículo 15 del proyecto de Convención Interamericana declara que las personas de edad tienen derecho a la seguridad social, incluido el derecho a 'prestaciones monetarias  de carácter no contributivo;' y que los 'Estados signatarios de la Convención deben garantizar, dentro de sus recursos disponibles, que todas las personas mayores reciban una pensión mínima permanente y suficiente para llevar una vida digna'.

Colombia es ahora un país de ingreso media alto, con el ejército más grande de la región y un alta tasa de crecimiento económico. No hay ninguna duda de que tiene los recursos para garantizar que toda la población mayor elegible pueda acceder a dicho subsidio. Más que eso, un estudio de 2009 llevado a cabo por Red Tiempos demostró que el Estado colombiano de hecho podía fácilmente pagar una pensión no contributiva mínima que garantice una vida digna para todas las personas mayores que actualmente no cuentan con una jubilación.

Una Convención Interamericana, o mejor aún una Convención Internacional, aseguraría que Alcides pueda pagar el servicio de transporte para salir de su villa, en caso de necesidad.

HelpAge en América Latina cuenta con miles de testimonios y  datos cuantitativos  sobre una diversidad  de violaciones a los derechos humanos que se están cometiendo ahora mismo contra las personas mayores. Apoyamos y alentamos plenamente a quienes trabajan incansablemente por la aprobación de una Convención sobre los derechos huma nos de las personas mayores para poner fin a estos abusos de una vez por todas.

Tags for this page