Vejez y Envejecimiento: reflexiones sobre la poblaci髇 adulta mayor

02/04/2012

El grupo de líderes de opinión y académicos que participaron en el primer Conversatorio sobre vejez y envejecimiento El grupo de líderes de opinión y académicos que participaron en el primer Conversatorio sobre vejez y envejecimiento Lisett Larico/HelpAge International

La Paz, Bolivia

El jueves 29 de marzo, arrancó el ciclo de Conversatorios sobre Vejez y Envejecimiento, que busca poner en el centro de la discusión política el ejercicio de los derechos de las personas adultas mayores como condición necesaria para la construcción de una sociedad basada en principios de solidaridad, reciprocidad y equidad a lo largo de la vida. El evento organizado por HelpAge Programa Bolivia se realizó en alianza con Oxfam y el Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA).

El primer conversatorio Transición demográfica y heterogeneidad permitió reflexionar sobre la situación de los adultos mayores en Bolivia, en especial de las mujeres campesino-indígenas; la enorme heterogeneidad demográfica existente en el país y también se abordaron temas de carácter étnico cultural y los cambios de valores que amparan las relaciones inter-generacionales.

Los participantes señalaron que el bono demográfico es hoy una ventaja que aún goza el país, como factor vital para enfrentar su reorganización económica y productiva, sin embargo, a contrapelo, la ausencia de políticas públicas adecuadas que favorezcan a la población mayor de 60 años aparece como uno de los factores problemáticos del presente.

Reflexiones que llaman a la acción

De acuerdo a Jaime Nadal, representante en Bolivia del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), el envejecimiento debe ser analizado como un evento positivo, porque refleja el triunfo de programas como la salud pública, pero también plantea desafíos como la brecha de esperanza de vida entre hombres y mujeres a partir de los 60 años.

La esperanza de vida de las mujeres mayores de 60 años debería ser de al menos 20 años más; sin embargo, esto se ha ido reduciendo debido a que el ejercicio de sus derechos a lo largo de su vida aún no es camino fácil, por temas de violencia y también por la falta de reconocimiento de su participación activa en la familia, la comunidad y la sociedad en general.

Para Ximena Machicao, de ONU Mujeres, es importante reflexionar sobre la feminización del trabajo como elemento que determina la pobreza en las mujeres, especialmente de las adultas mayores. Está estadísticamente comprobado, señala, que en los últimos 20 años las mujeres han sido las más pobres, por eso es importante que los modelos de desarrollo para superar la pobreza tomen en cuenta las condiciones de las mujeres a lo largo de todo su ciclo de vida, para que a partir de políticas adecuadas se les permita llegar en buenas condiciones a la etapa de la vejez.

Desde el enfoque de la migración, se afirmó que cuando se realizan estudios en este campo si bien el envejecimiento está presente, lo hace de forma muy tangencial, no se hace un análisis profundo de la fuerte presencia de personas mayores en los pueblos expulsores de migrantes y el rol que desempeñan como cuidadores.

Por otra parte, la invisibilidad a la que están sometidas las personas mayores apareció de manera recurrente durante las tres horas y media que duró el evento; los participantes reconocieron razones económico-culturales y falta de políticas adecuadas como los factores que terminan por excluir a este sector de la población, desconociendo su aporte a la sociedad y posibilitando la vulneración de sus derechos.

Personas mayores portadoras de cultura y sabiduría

A partir de una perspectiva antropológica, se ve a las personas adultas mayores como portadores de cultura; sin embargo, señaló Ricardo Calla, las generaciones jóvenes ahora están politizando la cultura, dando lugar a un quiebre donde ya no se envejece como transmisor de cultura, sino como agente social de aculturación.

Por otra parte, Cecilia Salazar, investigadora del Post Grado en Ciencias del Desarrollo de la Universidad Mayor de San Andrés (CIDES), señaló la importancia de entender cuáles son los referentes culturales que definen la relación entre edad y ser adulto mayor, "Probablemente esta definición proviene de sociedades que no son las mismas que la nuestra. La relación entre edad y adulto mayor es una definición maleable y de todas maneras arbitraria porque desde que nacemos vamos envejeciendo, es un proceso inevitable".

El paso para comprender las características de la población adulta mayor invisible no es un tema que sólo concierne a los adultos mayores sino a todo el conjunto de la sociedad. Las necesidades de este grupo poblacional es un asunto público y sólo la intervención desde diversos enfoques en el tema del envejecimiento, garantizará la calidad de vida de las personas mayores, como sujetos de derecho y ciudadanos plenos.