Trabajando para mitigar la migración de las personas mayores

06/05/2013

 

Personas mayores presentan sus productos agrícolas. Personas mayores presentan sus productos agrícolas Lisett Larico/HelpAge International

Personas mayores de nueve comunidades del municipio de Copacabana participaron de la Feria Exposición de la Comunidad Aimaras Urbanos de Pampajasi (CAUP), donde presentaron los productos agrícolas y artesanales que realizan en el marco del proyecto: Recuperación de la responsabilidad intergeneracional comunitaria para mitigar la migración forzada de las personas adultas mayores campesinas en Copacabana, apoyado por HelpAge Bolivia.

La feria impulsada por CAUP, contraparte de HelpAge, se realizó el 27 de abril con el fin de promocionar las actividades productivas que realizan las personas adultas mayores de las diferentes comunidades rurales de Copacabana para aminorar los efectos de la migración.  

Desplazamiento del campo a la ciudad

Las personas mayores que se desplazan a las áreas urbanas enfrentan una serie de problemas como la desadaptación cultural, inseguridad socio económica y crisis emocionales, aseguró Ángel Apaza, coordinador de proyectos de CAUP.

"Cuando las personas mayores del área rural migran a las ciudades para  ayudar a sus hijos con el cuidado de los nietos o cuidar la casa, lamentablemente tienen que enfrentar serios problemas como el idioma y las costumbres culturales. Es por eso que el proyecto desarrolla una serie de tareas para frenar la migración de esta población al área urbana", declaró Apaza.

Acciones que mejoran la vida de las personas mayores del área rural

Personas mayores muestran las artesanías que producen con lana de alpaca. Personas mayores muestran las artesanías que producen con lana de alpaca. Lisett Larico/HelpAge International

El proyecto: Recuperación de la responsabilidad intergeneracional comunitario para mitigar la migración forzada de las personas adultas mayores campesinas, ejecutado por CAUP, tiene el fin de disminuir el impacto de los efectos negativos que provoca la migración en las personas adultas mayores y sus familias, y centra sus acciones en cuatro componentes:

  • Impulsar la creación y fortalecimiento de organizaciones de personas mayores para que las represente y demande el respeto y cumplimiento a sus derechos;
  • Promover la participación de los adultos mayores en las escuelas como educadores, para que los conocimientos que tienen sobre la historia y valores de la comunidad, no se extinga y quede en los niños;
  • Trabajar en la sensibilización a las comunidades sobre la situación de las personas mayores y  la importancia que tiene su participación en el proyecto para mejorar las condiciones de vida de esta población;
  • Mejorar los ingresos de las personas mayores y sus familias con la implementación de emprendimientos productivos intergeneracionales como panaderías, comedores comunitarios, producción de vegetales, elaboración de remedios a base hierbas y crianza de camélidos para la obtención de lana y posterior confección de prendas de vestir.

"Nosotros en nuestra comunidad hacemos pan para nuestro consumo y también para vender. Los que nos compran son los de la misma comunidad y eso que ganamos invertimos para aumentar más capital porque queremos mejorar la panadería. Ahora que hemos venido a Copacabana hemos vendido más", declaró Leonardo Apaza de  65 años, quien participó  de la feria con la venta de pan.

Por su parte, el presidente de las Asociación de Adultos Mayores de la primera sección de Copacabana, Francisco Copari de 75 años, aseveró: "Esta feria es muy positiva para mostrar los que estamos haciendo y que la gente conozca también nuestra organización, porque  esta agrupación ha cambiado las cosas. Antes estábamos asilados, no sabíamos qué hacer. Ahora a través de ella exigimos al alcalde, por ejemplo, que nos dé un ambiente para nuestras reuniones. Es importante esta asociación, solos no se puede hacer nada".

Mucho por hacer

Las acciones desarrolladas por el proyecto están logrando mejorar las vidas de las personas mayores, porque ahora cuentan con una organización que las representa; la mayoría de las comunidades las reconoce y apoya en  los emprendimientos productivos que les dan la posibilidad de generar ingresos y optimizar su economía y la de sus familias.

Sin embargo, de acuerdo a Apaza, el gran desafío está en brindar sostenibilidad a los proyectos productivos; lograr mercados para la comercialización de los productos; consolidar el apoyo y compromiso de las comunidades y las autoridades municipales para garantizar la continuidad  del trabajo que se está desarrollado en las nueve comunidades.

Tags for this page