Terremoto en Japón: Adultos mayores los más afectados

16/03/2011

16 de marzo de 2011

Por Rosaleen Cunningham

Un hombre adulto mayor es rescatado de los escombros tras el terremoto. (c) The Associated Press

El terremoto y posterior tsunami que azotaron la costa este de Japón el viernes 11 de marzo fueron calificados como el desastre más grande jamás registrado en ese país.

Las autoridades japonesas han informado que miles de personas han muerto, muchas miles más aun están desaparecidas.

Adultos mayores los más afectados

Teniendo en cuenta que una cuarta parte de la población japonesa tiene más de 60 años, las personas mayores han sido fuertemente afectadas.

La respuesta está siendo dirigida por el gobierno japonés, uno de los mejor preparados del mundo para estos desastres. Japón ha anunciado que no está buscando la asistencia humanitaria internacional.

Las Fuerzas de Defensa japonesas, la policía, los equipos nacionales de rescate, los equipos médicos de la Cruz Roja, así como las Unidades de Asistencia Médica por Desastres han sido desplegados inmediatamente después de acontecido el tsunami.

Apoyo distinto para los países desarrollados

HelpAge International y sus socios no efectivizaron la ejecución de una respuesta humanitaria inmediata, en razón que los desastres en los países en desarrollo, donde el apoyo necesario después de un desastre, es muy diferente al que puede requerir un país desarrollado.

En los países más pobres, las infraestructuras son por lo general más débiles, a menudo los gobiernos se esfuerzan por satisfacer las necesidades abrumadoras de la población extremadamente vulnerable.

Las personas mayores deben ser incluidas en los esfuerzos de recuperación

Japón tiene un porcentaje muy alto de personas mayores (23% de la población tiene más de 65 años). Los informes iniciales sugieren que muchas de las víctimas que murieron fueron probablemente personas mayores - y esto podría ser una de las características definitorias de este desastre.

HelpAge ha trabajado durante los últimos años para garantizar que las personas mayores sean incluidas en todas las respuestas humanitarias. Esperamos poder compartir esta experiencia en los próximos meses con los organismos que ahora se encuentran trabajando en Japón.

Por ejemplo, nuestras directrices de trabajo, incluyen consejos prácticos sobre la manera de garantizar que las personas mayores sean consideradas en los programas de vivienda de emergencia. Estos han sido desarrollados en colaboración con la Federación Internacional de la Cruz Roja.

Tags for this page