Renta Dignidad impacta favorablemente sobre 25% de la poblaci髇 que vive con una persona mayor

23/08/2013

(c) Lisett Larico/HelpAge International (c) Lisett Larico/HelpAge International

En el marco del Día de la Dignidad de las personas Mayores en Bolivia, estudio sobre la Renta Dignidad revela el impacto favorable no sólo sobre las personas mayores sino también sobre los familiares con quienes  viven,  con  un incremento del 16.4% sobre el ingreso familiar y una  disminución del 13.5% en la proporción de hogares pobres en el país, como efecto causal de dicha renta,  según explicó Sebastián Martinez, asesor del BID, al momento de presentar los resultados de una larga investigación hecha por la Unidad de Análisis de Políticas Sociales y Económicas, UDAPE, con el apoyo del UNFPA y HelpAge International.

Para desarrollar el estudio sobre la Renta Dignidad fue necesario realizar una Encuesta a Hogares con Personas Adultas Mayores y Cercanas a la Edad de 60 años (EPAM 2011), explicó Federico Escobar, uno de los autores de las publicaciones, quien además indicó que  los  hogares en los que viven personas mayores, representan el 25% del total y que en su mayoría están compuestos por niños y jóvenes,  y que únicamente el 13.5% de las personas mayores viven solas, mayormente en áreas rurales.

Entre otros datos sobre el impacto de la Renta Dignidad, destaca que hubo un incremento del 8% en la inscripción escolar de niños entre 10 y 16 años. Es decir, en los hogares donde no hay una persona mayor el porcentaje de inscripción escolar es de 88.7%, en tanto en los hogares donde hay un adulto mayor que cobra la Renta dignidad, la inscripción asciende a 96.7%, explicó el experto.

Gracias a las Renta Dignidad, las personas mayores se sienten menos pobres de lo que realmente son

Escobar manifestó que además de la reducción significativa de la proporción de hogares pobres en el país, la pobreza subjetiva es aún menor. Por otro lado, indicó que el 60 % de adultos mayores son considerados jefes de hogar y el 68.1%  de entre 60 y 64 años forma parte la población económicamente activa, porcentajes que se elevan en el área rural con un 78.35%.

Como miles de  personas adultas mayores,  Alberta a sus 61 años continúa trabajando. Desde que dejó su natal Challapata, Oruro, a los 15 años trabajó como cocinera en la ciudad  para ayudar a su familia. Primero lo hizo para apoyar a sus padres y hermanos que se quedaron en el campo, y luego para la manutención su hogar y  sacar adelante a sus hijos y ahora también a sus nietas.

"En el campo no hay muchas oportunidades de progresar por eso me vine a la ciudad a trabajar. Si me hubiese quedado en mi pueblo no hubiese podido tener mi anticrético y tampoco hubiese podido ayudar a mi hijo con mis nietas. Hasta ahora sigo trabajando haciendo limpieza, pese a que recibo la Renta Dignidad  que también me ayuda, pero no puedo dejar porque estoy acostumbrada, desde pequeña he trabajado".

La Renta Universal de Vejez - Renta Dignidad, destinada a toda las personas mayores de 60 años, registra una  cobertura de 91% del total de la personas mayores en Bolivia y es una pensión no contributiva universal que se viene aplicando desde noviembre de 2007.

Javier Castro, Director de HelpAge International para América Latina manifestó la importancia de replicar la metodología aplicada al estudio en otras latitudes de modo de expandir el beneficio y apoyar la aplicación de este esquema no contributivo en otros países de la región, como medida efectiva en la lucha contra la pobreza.

A su vez, Patricia Amatller, Directora de HelpAge Bolivia, aseguró que esta valiosa información sobre la población adulta mayor permitirá a todas las persona e instituciones que trabajan por los derechos humanos, continuar apoyando a este vulnerable sector de la población, especialmente en el fortalecimiento de sus organizaciones para garantizar el cumplimento de su derechos.

Tags for this page