Personas adultas mayores: desigualdades de género y generacionales en el acceso a la salud

25/04/2012

Los invitados que participaron del segundo conversatorio organizado por HelpAge Programa Bolivia, CEDLA y Oxfam. Los invitados que participaron del segundo conversatorio organizado por HelpAge Programa Bolivia, CEDLA y Oxfam. Lisett Larico/HelpAge International

Por Lisett Larico

Las desigualdades a las que están sometidas las personas adultas mayores al momento de ejercer derechos  básicos como la salud, la seguridad social; por tanto, el derecho a una vida más digna. Las vulnerabilidades de las mujeres mayores acentuadas por la desigualdad social, la sobrecarga del trabajo doméstico y del cuidado, y una salud reproductiva deteriorada, son las reflexiones del 2º Conversatorio: Desigualdades de género, generacionales y étnicas en el acceso a los servicios de salud; realizado el 19 de abril por HelpAge International Programa Bolivia, el Centro de Estudios para el  Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA) y Oxfam.

Si bien existe un gran avance en el contexto político y normativo en género y envejecimiento, a nivel internacional, como el artículo 27 de la CEDAW (Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer), que exhorta proteger los derechos humanos de las mujeres de edad; la frágil perspectiva de género en las políticas públicas, explica, en parte, que la protección social durante la vejez no tome en cuenta esta situación.

La feminización del envejecimiento

De acuerdo a datos de las Naciones Unidas, el 2008 en nuestro país, el porcentaje de mujeres mayores de 60 años ascendía a 54.7%, superando a la proporción de hombres adultos mayores que era de 45.3%. La feminización del envejecimiento sumada a la desigualdad social; a la violencia; a un estado de salud desgastado; al no acceso a la educación; a ingresos mínimos; a la falta de reconocimiento de su participación activa en la economía de la familia, la comunidad y la sociedad, entre otros factores, está originando que este importante porcentaje de mujeres,  llegue a la vejez  con serias desventajas.

Aún en la vejez,  las mujeres siguen siendo víctimas de todo tipo de violencia. Los Centros de Orientación Socio Legal para personas adultas mayores (COSLAM), en sus diferentes oficinas, el 2010 registraron alrededor de 7.141 denuncias de maltrato a mujeres adultas mayores; cifra superior en comparación a los 5.909 casos de abuso presentados por varones, aseguró Patricia Amatller, Oficial de Ejes Transversales de HelpAge Programa Bolivia.

En cuanto al liderazgo de las mujeres adultas mayores, se ha evidenciado que los cargos que logran asumir en sus comunidades, simplemente se reducen a  secretarias y/o vocales, la gran mayoría no tiene una posición importante ni de decisión.

Enfermedades No Transmisibles y el acceso a servicios de salud

María Dolores Castro, investigadora del Post Grado en Ciencias del Desarrollo de la Universidad Mayor de San Andrés (CIDES), afirmó que si bien la población mayor de 60 años cuenta con el Seguro de Salud para el Adulto Mayor (SSPAM), éste aún no es eficaz. Hasta la fecha el 44% de personas mayores no goza del seguro; y  el 60% no tiene acceso a los servicios primarios de salud. Es por eso que muchos recurren a la automedicación y la medicina tradicional.

Asimismo, la mala atención y el maltrato que reciben las personas mayores por parte de los servidores en salud, también son elementos que dificultan el acceso a los servicios médicos.

Por otro lado, se ha detectado la prevalencia e incremento en las personas mayores de las Enfermedades No Transmisibles (ENTs), como la diabetes, el cáncer,  la hipertensión, entre otras. Además de escasa información sobre la salud sexual y el Alzhéimer. Se calcula que el 54% padece de ENTs, sin embargo, todavía falta desarrollar programas efectivos de prevención, tratamiento y auto cuidado.

Replantear el enfoque del envejecimiento

Para Celia Taborga, representante auxiliar del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), es importante cambiar el enfoque de envejecimiento, porque la mirada social que se tiene actualmente, está vista desde una perspectiva utilitaria. Las personas mayores no existen como sujetos que construyen el futuro, señaló, si no como individuos inactivos, sin capacidad de contribuir al desarrollo de la sociedad.

Los participantes coincidieron en que no se están generando servicios de salud acorde a las necesidades de las personas adultas mayores, especialmente de las mujeres. Existen protocolos de atención, pero no tienen un enfoque intercultural. Además, resaltaron la importancia de promover la prevención y las prácticas saludables.

Desde el enfoque de género, es importante replantear en términos del desarrollo de políticas y programas, la visibilidad de las mujeres adultas mayores. Asimismo, el  envejecimiento no debe ser visto sólo desde una perspectiva social, si no a partir del nivel político, y del ejercicio de ciudadanía, aseveró Carmen Sánchez, investigadora del Post Grado en Ciencias del Desarrollo de la Universidad Mayor de San Andrés (CIDES).

Plan de acción sobre la salud de las personas mayores incluido el envejecimiento activo y saludable

Este documento está destinado a fortalecer las oportunidades que tiene la región de fomentar una longevidad sana y con bienestar entre sus habitantes.

Descargar el documento en formato PDF (14.5  MB)

7 de cada 10 muertes por ENT somos personas adultas mayores.