En crisis humanitarias, las mujeres mayores son doblemente vulnerables

25/11/2013

Por primera vez, el Panel de Alto Nivel para la Ayuda Humanitaria, reconoció la urgente necesidad de asumir acción contra la violencia que sufren miles de mujeres de todas las edades y diversidades en contextos humanitarios, en la pasada reunión llevada a cabo en el Reino Unido este mes.

Importantes organismos humanitarios, entre ellos HelpAge, se reunieron en Londres para respaldar un compromiso global que prioriza la protección de niñas y mujeres de todas las edades y diversidades en situaciones de emergencia.

Una medida para salvaguardar la vidaLas mujeres mayores en los conflictos son particularmente vulnerables

En la reunión, se firmó una declaración reconociendo que la prevención de, y en respuesta a, la violencia contra mujeres y niñas en situaciones de emergencia, representa salvar y proteger sus vidas. Este principio dentro de las situaciones de emergencia debe ser priorizado junto a otras intervenciones orientadas a salvaguardar la vida. También se reiteró el compromiso hacia principios y acciones fundamentales orientadas a:

a) Redoblar los esfuerzos para promover y proteger los derechos de las niñas y mujeres de todas las edades y diversidades y,
b) crear entornos más seguros para las mujeres en situaciones de conflictos y desastres naturales.

Violencia contra la mujer mayor

La importancia de la reunión no puede ser subvalorada. La violencia contra las mujeres durante o después de los conflictos armados ha sido constantemente reportada en cada zona de guerra o conflicto internacional o no internacional.

La ONU calcula que, en todo el mundo, uno de cada cinco mujeres se convertirá en una víctima de violación o intento de violación durante el transcurso de su vida.

Es probable que esta información sea subestimada, ya que los datos no cubran la totalidad del ciclo de vida de la mujer y por lo tanto, no hay registros de la violencia perpetuada en la vejez.

Un informe de la iniciativa humanitaria de Harvard y Oxfam Internacional sobre la violencia sexual en la República Democrática del Congo, encontró que en la provincia de Kivu del Sur, el 10% de las mujeres sobrevivientes de violencia sexual entre 2004 y 2008 tenían 65 años o más. Como las mujeres mayores representan menos del 10% de la población total, demuestra la vulnerabilidad particular de este grupo etáreo.

En estos contextos las violaciones son armas de guerra, orientadas a causar terror en la población civil, e infligir vergüenza, sufrimiento y humillación en las familias y por tanto, destruir los lazos sociales y culturales de toda la comunidad.

"Varios rebeldes me atacaron y violaron en mi casa y .... dispararon balas para que la gente no puedo venir en mi ayuda; después me dejaron allí medio muerta." Esta es la experiencia desgarradora de una mujer de 83 años de la República Democrática del Congo, no se trata de un incidente aislado.

Limitada información sobre la violencia contra las mujeres mayores

La carencia de información indica que las mujeres mayores, muchas de los cuales han sufrido violencia de género a lo largo de sus vidas, están altamente expuestas a otros tipos de abusos de tipo financiero, psicológico y por negligencia. El riesgo de abuso puede aumentar durante las crisis humanitarias, cuando se dañan las estructuras sociales, la violencia contra las mujeres tiende a escalar.

Pero la falta de datos, dado el subregistro/ subreporte asociado al estigma social, deja a las mujeres mayores particularmente en la invisibilidad - sin posibilidad de reparación o asistencia médica y psicosocial adecuada y oportuna.

"Estoy casada; pero mi marido desapareció en 2001 a consecuencia del conflicto armado. Esa fue la razón por la que tuvimos que escapar. Fue muy duro tener que dejar todo atrás, venir a la ciudad y empezar de cero. Significó mucho sufrimiento para mí" cuenta una mujer colombiana de 60 años de edad cuyo desplazamiento, y el trato que recibió del grupo armando, dejaron marcas irreversibles en su vida.