El maltrato a personas mayores en Colombia: claves para entenderlo

19/07/2016

La Fundación Saldarriaga Concha y HelpAge International, comparten este Informe especial, sobre un tema urgente en la agenda pública.

¿Quién es el principal agresor de la personas mayor?, ¿cuál es la razón principal del maltrato?, ¿ha aumentado o disminuido en los últimos años?, ¿qué papel juega el cuidado en esta problemática?, ¿qué soluciones han adoptado otros países?

Descargue el informe en PDF

"¿Por qué ahora?, realmente no entendía. Para mí fue el fin de año más doloroso y amargo. La agresividad era tanta que entré en pánico porque desconocía completamente a mi esposo", afirmó Rocío Ramírez, de 63 años, víctima de violencia intrafamiliar.

Rocío Ramírez, es víctima del conflicto armado y en 1998 fue obligada por amenaza de muerte a dejar su ciudad natal, Apartadó, Antioquia. Tuvo que desplazarse con sus siete hijos y su esposo a Buenaventura, y fue allí donde su esposo comenzó a maltratarla físicamente.

Este es uno de los 1.414 casos de agresión a personas mayores reportados durante el 2014, 45 casos más que en 2013, según cifras de Forensis, documento estadístico publicado por el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses. En un país donde la esperanza de vida aumenta por encima de los 60 años y las ciudades principales del país tienden a envejecer de manera acelerada como lo reporta el estudio Misión Colombia Envejece publicado por la Fundación Saldarriaga Concha.

Entre 2005 y 2014 el pico más alto de violencia contra este segmento de 60 y más años, fue en 2010 con 1.631 casos, y el más bajo en 2006, con 1.007 hechos.

Por otra parte, el diagnóstico de maltrato más frecuente es el politraumatismo, el conjunto de varias lesiones causadas de forma simultánea, registrando el 57,31 por ciento, seguido del trauma de miembros con un 19,62 por ciento y trauma facial 13,08 por ciento, según Forensis.

La Organización Mundial de la Salud lo define como "un acto único o repetido que causa daño o sufrimiento a una persona de edad, o la falta de medidas apropiadas para evitarlo, que se produce en una relación basada en la confianza. Puede adoptar diversas formas, como el maltrato físico, psíquico, emocional o sexual, y el abuso de confianza en cuestiones económicas. También puede ser el resultado de la negligencia, sea esta intencional o no". Por lo regular quien ejerce el maltrato es el cuidador.

En el caso de Rocío Ramírez, su principal agresor, era su esposo cuyo comportamiento puede deberse según Lina González, Psiquiatra, Líder de Vida saludable de la Fundación Saldarriaga Concha, a un consumo previo de sustancias psicoactivas en el que puede haber recaido luego de la situación de desplazamiento a un posible Trastorno de Estrés Posttraumático, un Trastorno de Estrés Agudo, un Trastorno Depresivo o un

Trastorno de Ansiedad

Los episodios de intoxicación por algunas sustancias psicoactivas pueden generar agresión física y verbal, auto y heterodirigida y la patología de base puede cursar con irritabilidad, que explicaría, más no justificaría, el trato del esposo hacia Rocío.

En Colombia, con base en datos del 2014, se determinó que el hijo es el principal agresor de la persona mayor, sea éste hombre o mujer.

Siendo la mujer quien más registra casos de violencia en su contra, con 313 casos, mientras los hombres registran 297.

Al respecto Lina González, asegura que cuando los hijos son los principales agresores, eso "implica que la persona mayor víctima de maltrato no denuncie el abuso o maltrato porque las personas mayores no tienen quien más las cuide, y sobre todo porque no existe un sistema de protección que tenga escenarios para el cuidado de personas mayores que han sido maltratadas".

Así mismo, las tres regiones de Colombia que presentan mayor número de reportes por agresión a personas mayores son Bogotá, Antioquia y Valle del Cauca.

Y la tasa más alta de agresiones hacia personas mayores, según su edad, está en el grupo entre los 60 y 64 años. En el caso de las mujeres a medida que aumenta su edad disminuye el número de casos por agresión.

¿Cuáles son los tipos de maltrato?

1. El maltrato psicológico: se produce por lo general en una relación basada en el poder, la dominación y la dependencia económica, y se manifiesta a través de un lenguaje agresivo y ofensivo capaz de causar dolor emocional, estrés, ansiedad, baja autoestima, alteraciones en el sueño y malestar físico. Algunas de las situaciones más frecuentes incluyen gritos o burlas.

2. El maltrato físico: es el uso de la fuerza física como golpes leves o severos, con el propósito de provocar dolor o lesiones.

3. El abuso sexual: ocurre cuando obligan a la persona mayor a participar en actos sexuales sin su consentimiento. Incluye tocar sus partes íntimas y desvestirlos de forma agresiva o inadecuada.

4. La explotación laboral: los viejos son obligados a trabajar

5. Bajo chantaje, donde su bienestar o estabilidad financiera se condiciona a un trabajo forzoso o no apto para el estado físico de la persona mayor.

6. La explotación financiera: es otra de las formas de maltrato y funciona de tres maneras: la primera y más común es utilizar su dinero o bienes sin su previa autorización. Y la segunda es engañar a la persona mayor dando a los recursos un fin distinto al acordado o prometido, y la última es la estafa organizada por estafadores con el fin de despojarlos de su capital, bienes o pertenencias.
7. La negiclencia y omisión de cuidados: la suspensión reiterada (intencional o no) de ayuda o cuidado que la persona mayor necesite, como el no acceso a cuidados médicos o físicos necesarios para su salud o bienestar.
8. La autonegligencia o autoabandono: cuando la persona mayor representa para su propia salud o seguridad un riesgo, en la medida que no se proporciona productos o servicios como comida, medicina o tratamientos. Y por lo general se presenta por voluntad de la persona o deterioro cognitivo.

"Durante casi toda la vida viví tranquila junto a mi esposo y mis hijos. Lo más duro que nos había pasado era el desplazamiento, pero pudimos superarlo cuando llegamos a Buenaventura. Sin embargo, en diciembre del 2014 mi esposo empezó a agredirme física y emocionalmente. Todo ocurrió cuando los hijos se empezaron a ir poco o poco y nos quedamos solos, entonces me di cuenta que él estaba consumiendo droga, y aunque inicialmente él no reconoció que era consumidor con el tiempo no pudo esconder su adicción. Empezó a consumir en la casa y las agresiones siempre venían luego del consumo", relató Ramírez.

Por su parte, la Encuesta de Salud Bienestar y Envejecimiento (SABE), realizada en 2015, indica que el 12.9 por ciento de las personas mayores ha sufrido maltrato. Este es más frecuente en mujeres de estratos socioeconómicos bajos, en zona rural.

¿Qué dice la ley?

El artículo 46 de la Constitución política de Colombia ampara los derechos de las personas mayores y ha determinado que deben ser protegidos por el Estado, la sociedad y la familia.

Y el primero actuará en caso de situación de indigencia, extrema pobreza, o cuando su núcleo familiar demuestre no poder hacerse cargo.

De igual manera la ley 1251 de 2008, en el artículo 6, plantea como deber del Estado eliminar toda forma de discriminación, maltrato, abuso y violencia sobre las personas mayores.

Sin embargo, vale la pena señalar que el Código Penal prohíbe el rechazo y la hostilidad hacia las personas mayores, y señala como agravante la tortura en el artículo 178. Igualmente, tipifica el abandono en el artículo 127, como el internamiento fraudulento en casa de reposo, asilo o clínica psiquiátrica, cuando se hace con documentos o certificados falsos y se ocultan los medios para sostener al anciano.

Algunos signos que indican que una persona mayor puede ser víctima de maltrato

1. Miedo de la víctima al cuidador
2. Negación de la lesión por la víctima
3. Cambio frecuente de médico
4. Desnutrición y mala higiene personal
5. Comentarios de otros pacientes
6. Dilación entre el momento de la lesión y solicitud de asistencia, historia clínica incongruente

Así mismo, la deshidratación, la intoxicación con medicamentos, falta de gafas o prótesis cuando son necesarias, son señales que nos ayudan a reconocer la existencia de esta problemática.

Factores de riesgo para el maltrato a las personas mayores

Existen factores que pueden motivar el maltrato a personas mayores en distintas instancias. A continuación, se presenta una descripción de los riesgos identificados en la publicación Baúl para bien envejecer, de la Fundación Saldarriaga Concha.

Riesgos individuales: Trastornos de la personalidad, consumo de alcohol y sustancias psicoactivas, orientación sexual, grado de dependencia y disminución de las capacidades de la persona mayor.

Riesgos relacionales: Dificultades económicas, resentimiento de los miembros de la familia, problemas de salud mental y abuso de sustancias por parte de los familiares, nivel de estrés, calidad de la relación con los parientes cercanos, nivel de depresión, hacinamiento, falta de privacidad.

Riesgos comunitarios y culturales: Aislamiento social, sexismo y cultura de la violencia. En las familias en las que la violencia es frecuente se describen los siguientes elementos de riesgo:

7. Espacios habitacionales reducidos.
8. Número elevado de personas habitando un mismo espacio
9. Dificultades económicas
10. Conflictos de pareja y maltrato entre miembros.
11. La violencia como control efectivo y el castigo como una forma de educar
12. Sentir el comportamiento corriente (dependencia) de las personas mayores como agresivo.
13. Aislamiento y carencia de redes de apoyo

¿Cómo prevenir el maltrato a personas mayores?

La intolerancia, es la razón de agresión número uno de violencia con 851 casos de acuerdo a datos de Forensis 2014, seguido de alcoholismo y drogadicción con 282 casos, y motivos económicos con 30 casos registrados, de los 1.414 dictámenes de violencia contra personas mayores y motivos económicos con 30 casos registrados, de los 1.414
dictámenes de violencia contra personas mayores.

Por lo que se recomienda, si usted es cuidador de una persona mayor, estar atento de su salud, obtener información sobre cómo manejar su estrés y tener el sano control de una rutina de cuidado.

Esto le ayudará a proporcionar el mejor cuidado posible. Si está abrumado o piensa que podría comenzar a agredir a una persona mayor, pedir ayuda puede ser una de las formas más fáciles de solucionarlo.

Busque la asesoría de un psicólogo sobre lo que siente, y encuentre, si es posible, un profesional especializado para los cuidados pertinentes de la persona mayor mientras se siente bien, o contémplelo como una solución definitiva, pues la asesoria psicológica le ayudará a entender la situación, pero lograr un cambio eficiente en su rol como cuidador dependerá de factores de la rutina diaria y del comportamiento de la persona que requiera el cuidado.

El cuidado especializado como una opción para evitar el maltrato

En la Misión Colombia Envejece, el cuidado se define como la ayuda y la asistencia proveída por una persona a quien lo requiere, e implica su intervención en las actividades diarias del solicitante (en este caso la persona mayor a ser cuidada), como bañarse o vestirse, o en las labores domésticas, como arreglar la casa y cocinar, o el apoyo en temas de transporte y logística de actividades como ir al médico.

Hay tres tipos de prácticas que pueden servir para mejorar los servicios del cuidado en Colombia: a través de cuidados domiciliarios, seguros de cuidados de largo plazo, y los que permiten la redistribución del trabajo no remunerado.

Los cuidados domiciliarlos

En el mundo se está proponiendo el cuidado domiciliario como una de las herramientas más efectivas para mejorar la calidad de vida de las personas mayores frágiles, y sugieren convertirlo en un servicio (Arias, 2009). Una de las mayores ventajas de esta estrategia es que las personas de edad avanzada permanecen integradas a su núcleo familiar y a su comunidad (Sauma, 2011, p. 46).

En América Latina se destaca el Programa Nacional de Cuidados Domiciliarios de Argentina, implementado por el Gobierno de ese país en 1996 y aún vigente. El programa tiene dos componentes: el primero comprende la formación de cuidadores, con cursos de actualización que se dictan a desempleados y a personas en situación de vulnerabilidad.

El segundo componente es la atención domiciliaria y el cuidado intensivo a las personas mayores de 60 años que acrediten insuficiencia económica, que no tengan a nadie que pueda cuidarlos o que presenten algún tipo de discapacidad o enfermedad
crónica o terminal.

El costo de los servicios de cuidado es cubierto por la Dirección Nacional de Políticas para Adultos Mayores.

Con esta estrategia se busca mejorar la calidad de vida de las personas mayores, facilitar la inserción laboral de los desempleados e incentivar la formación de sistemas locales de atención domiciliaria que retrasen o eviten la institucionalización del cuidado (Presidencia de la Nación Argentina, 2014).

El seguro de dependencia

La situación de dependencia implica una demanda de ayuda prolongada que impone retos a los sistemas formales e informales de cuidado. El seguro de dependencia es una práctica que se ha adoptado en países con sistemas de protección social desarrollados, particularmente en Europa y Japón, como respuesta a estos retos.

En España, en el año 2006, se aprobó el Sistema para la Autonomía y la Atención a la Dependencia, como un pilar del Estado de bienestar.

El sistema busca garantizar el acceso a los servicios de cuidado, de acuerdo con el grado de dependencia, y los beneficiarios participan del financiamiento conforme a sus ingresos y patrimonio.

En Inglaterra, el Servicio Nacional de Salud proporciona servicios de cuidado gratuitos, y las autoridades locales ofrecen servicios que se cobran de acuerdo con las condiciones financieras del usuario, su ingreso y patrimonio.

En Alemania y Japón, con el fin de garantizar el acceso a los recursos necesarios para el pago de servicios de cuidado, se creó el seguro de dependencia en la década de los años noventa, con lo que se sentaron las bases de cotización para empleados y empleadores.

Redistribución del trabajo de cuidado

La tercera opción es repartir las tareas diarias entre hombres y mujeres: los hombres pueden participar más en la vida familiar y optimizar las relaciones con los miembros de la familia que son objeto de cuidado.

Otra medida es promover leyes que les den más flexibilidad a los trabajadores con responsabilidades familiares, aumentando su capacidad de brindar cuidados de calidad.

La OIT formuló un convenio sobre los trabajadores con responsabilidades familiares (C156 de 1981) y una recomendación anexa (número 165) que establece un marco de política integrado para conciliar el trabajo remunerado con las responsabilidades familiares, y la prestación de cuidados con el trabajo remunerado. Colombia no ha ratificado el convenio.

Ejemplos de medidas de conciliación del trabajo y la familia son: las licencias de maternidad y paternidad, la flexibilidad en los horarios de trabajo, los períodos de descanso y vacaciones, el otorgamiento de permisos breves en caso de urgencia, la posibilidad de trabajar tiempo parcial sin que esto implique un deterioro de las condiciones laborales, y el teletrabajo.

Estas medidas también pueden contribuir a reducir la informalidad.
Prevención de la dependencia
Los países con una empleabilidad alta de personas mayores, logran asegurar que éstas sean independientes y autónomas, puesto que pueden elegir y sostener un servicio de cuidado profesional y especializado, lo que reduce las probabilidades de maltrato.

Según el Índice Global de Envejecimiento AgeWatch 2015, señala que los países que cuentan con políticas públicas que "apoyan las capacidades, el bienestar y la autonomía de las personas adultas mayores, y no dependen exclusivamente de las familias para que éstas las

apoyen", garantizan una vida digna.
Así mismo Lina González, señala que otras maneras de prevenir la dependencia, en cuanto a salud son:

14. El acceso equitativo a los servicios de salud
15. Supervisión de las instituciones de larga estadía
16. Creación de servicios de cuidado paliativos
17. Acceso a la atención para las personas con VIH

En cuanto a entornos favorables para personas mayores se recomienda:

18. Fomento de la educación continua
19. Accesibilidad del espacio público y adaptación de las viviendas
20. Erradicación de discriminación y violencia en la vejez
21. Aporte de las personas de edad en la economía del cuidado

¿Qué hacer si sospecho que alguien maltrata a una persona mayor?

Si usted conoce algún caso de maltrato deberá acudir a la Policía, en primera instancia, llamando al número de emergencia 123, en lo posible en estado de flagrancia, para proceder con el trámite de demanda aunque también podrá interponer una acción de tutela.

También podrá comunicarse con la Fiscalía al 5702072 en Bogotá, a la línea nacional 018000816999 o llamando al número 105 disponible por la Secretaría de Salud.
O podrá denunciar ante las siguientes instituciones:

22. Centro de atención a víctimas de violencia intrafamiliar (CAVIF)

23. Comisaria de familia de la localidad

24. Unidad de reacción inmediata de la Fiscalía (URI).

Pero si conoce el caso de una persona que ha sido abandonada, podrá recomendarle asistencia a su dificultad en los Centros de protección a personas mayores o Centros día, dispuestos en su departamento, donde se ofrece servicio de hospedaje, bienestar integral y asistencia social, a personas de 60 años o más, según lo dicta la Ley 1315 de 2009.

Las víctimas tienen derechos, los puede exigir ante la Defensoría del pueblo, Personería Distrital y Procuraduria.

Factores protectores

Según Norma Sánchez, investigadora del estudio Misión Colombia Envejece, el establecimiento, solidez y permanencia de vínculos afectivos y sociales, además de los que se establecen entre padres e hijos, como por ejemplo los construidos con amigos o vecinos, en escenarios religiosos, deportivos y/o de entretenimiento pueden ayudar a las personas mayores a generar redes de apoyo en otros espacios de interacción entre pares, donde la comprensión, consideración confianza y entendimiento mutuo, evitan el aislamiento y logran un bienestar emocional para ellos, en la medida que su etapa final de vida no se concibe a partir de los cuidados y la dependencia sino desde el disfrute mismo de la vida.

El panorama internacional sobre la protección a las personas mayores

El maltrato de personas mayores en cualquiera de sus manifestaciones en el ámbito comunitario procedentes de estudios en Canadá, Finlandia, los Países Bajos, el Reino Unido y Estados Unidos de América está comprendido entre el 4 y el 6 por ciento, donde existe una marcada prevalencia de maltrato en centros de cuidado o atención.

"El 10 por ciento del personal de enfermería de centros asistenciales reconoció haber maltratado físicamente a residentes durante el año anterior, cifra que se elevaba al 40 por ciento en el caso del maltrato psicológico", de acuerdo a información publicada en Maltrato de ancianos y alcohol publicada por la Organización Mundial de la Salud.

El maltrato de las personas mayores, hoy es un problema global ha sido reconocido en la última década.

El trabajo desarrollado por la INPEA (Red internacional de prevención del abuso y maltrato en la vejez), con el énfasis de la Organización Mundial de la Salud para la prevención del maltrato de las personas mayores, motivó la Declaración de Toronto para la protección global del maltrato a la persona mayor.

Es un llamado a la acción para contribuir a la concientización y planes de gobierno
encaminados a velar por el bienestar de esta población, por lo que en Ontario, Canadá, no se tolera el malmaltrato a personas mayores.

El Plan Internacional de Acción de las Naciones Unidas adoptado por todos los países en Madrid, en abril de 2002, reconoce claramente la importancia del maltrato de las personas mayores y lo pone en el contexto de los Derechos Humanos Universales.

Por lo que el maltrato a las personas mayores se considera una violación a los derechos humanos.

Así mismo la comunidad autónoma española, Castilla y León, en España, creó la Ley 5/2003 donde diseña un plan de Atención y protección a las personas mayores a partir de de las siguientes líneas de acción: el Programa

de asesoramiento jurídico y psicológico, el Programa de tutela, Asesoramiento y apoyo a las familias, Atención en situación de urgencia y Vigilancia e inspección de centros de cuidado.

El maltrato a personas mayores es un problema que han identificado hace más de una década países como España.

Y aunque sigue siendo una problemática universal, en la que existen avances a nivel internacional, Colombia sigue aunando esfuerzos en su conocimiento para el mejoramiento de la calidad de vida de este sector poblacional.

Día Mundial de la toma de conciencia del abuso en la vejéz

Vea el video sobre la historia de vida de Justo y Berta quienes sufren abuso y discriminación.

Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores

(c) Antonio OlmosDescarga el documento de la Convención

Conoce el Índice Global de Envejecimiento

Índice Global de Envejecimiento

Informe en profundidad

Resumen ejecutivo

Donantes en Colombia

Nuestros proyectos en Colombia son financiados por: 

logo echo 2017

 

Comunidad de Oficina para la coordinación de Asuntos humanitarios (OCHA)

OCHA

Age International

Age International

Tags for this page